Santa Teresita del Niño Jesús

 

S. Teresita 1

En su corta existencia llegó a un elevado grado de santidad. Por sus inmensos
deseos y su vida de sacrificios, fue misionera sin salir del convento y se convirtió
en Patrona de las Misiones. Inauguró una nueva senda espiritual y fue
proclamada Doctora de la Iglesia.
 

Era un 30 de septiembre de 1897. Cerca de las 16 horas, la comunidad del Carmelo de Lisieux, en Francia, se reunió en torno al lecho de una religiosa que, con tan sólo 24 años de edad, parecía entrar en agonía. A la hora del Ángelus, miró largamente a la Virgen de la Sonrisa, que siempre la había protegido en su breve existencia.

– Sujetaba con firmeza el crucifijo.

Notando que la enferma parecía tardar un poco más en esta tierra, la superiora dispensó a la comunidad.

Pero enseguida sonó la campana de la enfermería y las religiosas regresaron a toda prisa, a tiempo para presenciar una sublime escena.

Con los ojos puestos en el crucifijo, la agonizante pronunció esta breve frase: “Dios mío… yo… ¡Te amo!”. Su semblante se iluminó, parecía estar en éxtasis. Durante algunos instantes, su mirada se posó un poco por debajo de la imagen de María que tenía en la cabecera. Después cerró los ojos y, con una sonrisa en los labios, entregó su alma al Creador.

S. Teresita 3

http://es.arautos.org/view/showEspecial/19804-santa-teresita-del-ni-o-jesus

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>